Vídeo. Esto hacemos

TAUSTE CGE desarrolla su trabajo principalmente en el municipio de Tauste, pero cada vez son más frecuentes los desplazamientos para realizar servicios en los pueblos limítrofes, particularmente en Ejea de los Caballeros. 
El proceso de trabajo de la empresa es el siguiente:


La cisterna de purin limpia y desinfectada acude a la granja a cargar purín que previamente se ha agitado, carga con el brazo articulado extensible, va a la parcela, donde el operario marca en el ordenador de gestión la dosis a utilizar (m3/Ha) y procede a desplegar los brazos del aplicador de tubos y a realizar la aplicación.

Antes de este proceso contactamos con las explotaciones ganaderas y analizamos el purín para conocer su contenido en nitrógeno. Una vez conocido este dato se calculan los metros cúbicos que se pueden aplicar por hectárea en función del cultivo al que va destinado y cumpliendo con la normativa vigente. Los equipos de aplicación disponen de un ordenador al que indican la dosis de metros cúbicos por hectárea que se desean aplicar al terreno. Dicha dosis se suministra por medio de un sistema de rampa de tubos colgantes, 60 tubos que reparten el purín de forma homogénea sobre la superficie del terreno, junto con un caudalímetro dosificador, que en función de la velocidad del tractor ajusta la dosis por hectárea a aplicar por nuestros equipos.

De esta forma se realiza una aplicación de purín con las Mejores Técnicas Disponibles que garantizan una aplicación homogénea, una dosis correcta y una fertilización lo más ajustada posible al cultivo respetando las normas agronómicas y medioambientales.
Se está desarrollando un proyecto para ajustar el contenido en nitrógeno del purín midiendo la conductividad eléctrica. Para ello se han instalado en las cubas unos conductímetros especiales que permitirán ajustar las dosis de purín a aplicar por hectárea en cada cuba que se aplique.